jueves, 18 de noviembre de 2010

Todavía Tenés Nombre

Es difícil olvidar a Sebastián,
nuestro hijo;
más aún, el matrimonio
en Venecia.
Cómo te amaba y
cómo aún lo hago.
Fingí odiarte
para no ser consumido
por vos.
Pero me olvidaste,
cuando yo más te amé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada