martes, 16 de noviembre de 2010

Puta Loca

Después de algunos meses
de estar juntos,
me regalaste una foto
y dijiste que parecía que
salías en proyección isométrica.
Te reíste.
Hoy todavía guardo esa foto
en mi billetera.
Está un poco arrugada pero
igual recuerdo cómo te reíste.



Hubo tiempos,
donde te veía más en los sueños
que en la realidad.
Ahora no te veo
en ninguno de los dos.



Quería fumar con vos.
Compartir otra cosa
que no fueran palabras de exasperación.
La verdad lo que siempre
compartimos fue el silencio;
me hubieran gustado unas palabras.



Te amé como a nadie.
Aguanté tus mierdas
y vos las mías.
Pero vos tenías diarrea.



Una vez en una fiesta
te emborrachaste.
Sos una borracha muy graciosa.
Creo que por no emborracharme
esa vez, ahora lo hago siempre.


Cuando tenías una exposición
me callabas e insultabas.
Después de eso hablabas sola
y me preguntabas “¿Por qué tan callado?”



¿Cuál era nuestra necesidad
de matarnos? Yo aún lo quiero hacer,
pero no es una necesidad;
se llama filantropía.



Siempre dijiste que eras tonta,
yo sabía que no.
Hasta el día que me dijiste
“Soy más inteligente que vos”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada